receta de tortitas con fresa y chocolate

Os dejo aquí mi receta de tortitas casi sin colesterol. Y con “siropes” caseros, que además de más saludables que los industriales están riquísimos. Las tortitas son muy fáciles de hacer, aunque se tarda un poco… Lo malo es que hay que ir una a una, y además es mejor que queden pequeñas porque es mucho más fácil darles la vuelta. Así que parece que la masa no se acaba nunca…Por eso en casa siempre que las hacemos es para merienda-cena, porque para desayunar la espera se convertiría en tortura… Eso sí, el truco imprescindible aparte de la paciencia es que tengáis una sartén que no se pegue, nada de nada. 

INGREDIENTES Y RECETA para 8 personas

TORTITAS: 

1/2 taza de aceite de oliva virgen extra

2 tazas de harina

2 tazas de leche semi

1 taza de azúcar moreno

4 huevos

2 pellizcos de sal

1 sobre de azúcar vainillado

Mezclad todos los ingredientes en un bol y batid muy bien hasta que quede una pasta fluida y sin grumos. Calentad una sartén de mucha confianza (de las que de verdad no se pegan nada de nada) a fuego alto y untad un poquito de aceite de oliva con la ayuda de un papel de cocina. Id echando la masa poco a poco con la ayuda de un cazo. Yo, para cada tortita echo 1/2 cazo o un poquito más. OJO, no echéis demasiada masa de una vez porque entonces será difícil darle la vuelta a la tortita. Cuando veáis que se puede despegar fácilmente, le dáis la vuelta con la ayuda de una espátula. Y enseguida estará hecha por el otro lado.

Normalmente las cuatro o cinco primeras tortitas nunca llegarán al plato, porque tendréis a los peques y demás adultos revoloteando alrededor y comiéndoselas (aunque quemen…)

“SIROPE” DE FRESA

1/2 Kg de fresas lavadas

5 cucharadas soperas de azúcar moreno

Mezclad y batid con la batidora hasta que quede bastante líquido.

“SIROPE” DE CHOCOLATE

100g de chocolate fondant

1 chorrito de leche semi

Trocead el chocolate y ponedlo en un bol. Añadid un chorrito de leche (poca) y calentad al máximo en el microondas 30 segundos. Removed hasta que todo el chocolate derretido se mezcle bien con la leche. Si no se ha derretido bien, volved a calentar un poco. La leche es para que cuando el chocolate fondat se enfríe no se vuelva a quedar duro como una piedra, sino que sea como una pasta.

Nosotros las comemos mezclando fresa y chocolate, pero también están riquísimas con una de las dos cosas por separado, con miel, e incluso solas.

¡¡¡¡Que aproveche!!!!

 

Deja un comentario