hacer la pascua

Este año no vamos a pintar huevos, porque al final los peques se cansan y acabo yo sola en la cocina con los huevos a medio decorar y prometiéndome a mí misma que nunca jamás. Así que a cumplir promesas y propósitos, que así somos todos un poco más felices. Tampoco me voy a poner a cocinar aunque sí os recomiendo que si tenéis tiempo, le echéis un ojo a esta receta para hacer huevos de choco minis de mi amiga Amakuyi, que es una artista de la cocina. Eso sí, he comprado una cajita de huevos artesanos en la pastelería de un pueblo vecino y vamos a preparar una gymkana por el pueblo (las cosas buenas de vivir aquí hay que aprovecharlas al máximo).

Pero (siempre hay un pero), eso que aparece en las películas de que cada uno vaya con su cesta y que el más espabilado encuentre más huevos tiene un problemilla, sobre todo cuando los participantes son hermanos+primo+amigaprima (o sea, con muuuuucha confianza y convivencia acumuladas). Y es que lo que iba a ser una fiesta acaba seguro en discusión. Así que he diseñado este estampado de pollitos y huevos de pascua para imprimir unas bolsas de papel y preparar paquetitos con exactamente el mismo número de huevos de cada color para cada uno.

¡Felices días!

Deja un comentario