Libros para hacer un libro

Se acercan las vacaciones  de Navidad. Eso significa dos semanas y media con los peques pululando por casa… que se pueden aprovechar para un montón de cosas. Como por ejemplo, que hagan su propio libro, e incluso una mini-edición para que ellos también hagan sus regalos.

Por eso hoy os presento 6 libros de los que aprender cómo hacer un libro y cómo crear a sus personajes. La mayoría son libros que tengo desde hace años y que a veces utilizo para preparar mis talleres para peques, y uno es un descubrimiento nuevo que me ha encantado. Seguro que hay más, pero éstos son los que yo conozco que os pueda recomendar. Hay algo que a mí me parece muy importante y es que sólo se necesitan materiales que hay en cualquier estuche escolar y en cualquier casa, es decir, no hay que comprar nada específico.

Los más peques necesitarán ayuda, sobre todo para leer las indicaciones y usar las tijeras. Pero a partir de 7 años pueden hacer la mayoría de pasos por sí mismos. Y os digo por experiencia que pueden llegar a estar horas tan, tan, tan concentrados y disfrutando tanto, tanto, tanto que se han dado casos en que los adultos han podido incluso ver una película del tirón. Y con siesta. Pero es más, es tan divertido que incluso adultos que dicen “no saber dibujar” se han puesto mano a mano con sus retoños y no se sabe quién ha disfrutado más.

LIBROS PARA HACER UN LIBRO

EL LIBRO DE TODOS LOS LIBROS, de Sophie Benini Pietromarchi (Ed. THULE)

Este libro es una joyita. Para peques y también para adultos. Les enseña cómo sacarle el máximo partido al mínimo de materiales, a utilizar cosas que hay por casa y que nunca habrían pensado que sirven para dibujar, a reutilizar (mi hijo muchas veces abre los cubos de reciclaje diciendo “vengo a buscar materiales”)…También les enseña cómo escribir una historia, cómo hacer las ilustraciones, nociones de color. Y sobre todo, una parte que me encanta, once formatos distintos para hacer un libro.

Está enfocado a un proceso creativo largo (pueden aprovechar todos estos días de vacaciones para al final crear su propio libro), pero también se pueden hacer ilustraciones sueltas. Incluso algunas técnicas y algunos de los formatos de libro que propone son bastante rápidos. Pero en este caso, sí requiere de un adulto que les ayude a seleccionar, porque es un libro largo (130 páginas).

MIGUE HACE UN LIBRO, de Jesús Ortiz y Kike Ibáñez (Ed. MILRAZONES)

Éste es mi nuevo descubrimiento y me ha encantado. Y a mis peques también. Es un libro en el que a través de un niño de su edad van aprendiendo cómo hacer un libro rápidamente y con muy poco material. En una hora o dos pueden tener listo su libro y además les enseña cómo hacer una mini edición para regalar a familiares y amigos, también de forma muy sencilla.

Al principio da unas pautas marcadas para que, una vez que aprendan, puedan crear libremente sus historias. Éste es un libro doble que los entretiene dos veces. Primero, como cuento y segundo, porque aprenden a la vez que Migue y lo ponen en práctica. Lo pueden usar sin ayuda.

 

LIBROS PARA HACER PERSONAJES

Sin personajes no hay historia y sin historia no hay libro. Por eso también os presento aquí algunos libros que les enseñan trucos para dibujar personajes. A los más pequeños no les hará falta, pero a partir de 6-7 años, que es la edad en la que buscan que su trazo se parezca cada vez más a la “realidad”, pueden venirles muy bien. Además, al trabajar los personajes “por pasos” son libros que sirven para todas las edades (incluso para adultos), porque el personaje puede ser muy sencillo, o todo lo detallado que se quiera. Tener un catálogo de personajes les puede ayudar también a “desbloquearse” o “buscar inspiración”. Por ejemplo, ante el tan oído mantra de “es que no sé qué dibujaaaaaaaaaaaaaaaar” les podemos ofrecer uno de estos libros para que lo hojeen y seguro que enseguida se les ocurren mil cosas que pintar.

ILLUSTRATION SCHOOl: PERSONAJES, de Sachiko Umoto (Ed. SILONIA)

Forma parte de una colección de tres libros que son una delicia. A mi hija le encantan y los usa un montón por su cuenta desde que tiene 8-9 años (que fue cuando se los compré). Explica cómo crear distintos personajes, con cambios de vestuario y accesorios. La forma de trabajar es ligeramente por pasos, pero no demasiado detallado, por lo que igual no es un libro indicado para niños y niñas demasiado pequeños. Pero a partir de 7 años está muy bien. También para adultos que creen no saber dibujar y a los que sus peques les piden constantemente dibujar.

ILLUSTRATION SCHOOL: ANIMALITOS, de Sachiko Umoto (Ed. SILONIA)

Igual que el libro anterior, trabaja ligeramente por pasos. Pero en esta ocasión, además, les va dando indicaciones sobre detalles de anatomía en los que se tienen que fijar.

ILLUSTRATION SCHOOL: PLANTAS Y PEQUEÑAS CRIATURAS, de Sachiko Umoto (Ed. SILONIA)

Éste es un libro precioso, ideal para dibujar insectos en diferentes posturas. También plantas de forma independiente o en adornos florales. Y sobre todo, para componer paisajes y fondos. Además les enseña a través del dibujo, a fijarse en elementos de la naturaleza que normalmente nos pasan desapercibidos (el micropaisaje), cuando vayan al bosque o al parque.

APRENDE A DIBUJAR ANIMALES Y PERSONAJES, de Rosa M. Curto (Ed. EDEBÉ)

Éste libro fue uno de los primeros que le regalaron a mi hija, y lo hemos usado un montón. Creo que ahora está descatalogado, pero he encontrado éste de la misma autora y en la misma editorial: APRENDE A DIBUJAR. Es un libro que paso a paso y de forma muy sencilla les enseña a dibujar personajes y animales a partir de formas geométricas. Depende de la madurez del peque (y de la prisa que tenga por terminar), pueden ser formas muy sencillas hasta personajes muy elaborados. Por eso es un libro recomendado para muchas edades, yo diría que a partir de 3 años hasta mucho más mayores. Y como en el caso de los anteriores, también para adultos que crean que no saben dibujar.

 

 

anatomía de una camiseta (II): de la idea a la tela

ANATOMÍA-DE-UNA-CAMISETA-copia1Aquí la segunda parte de anatomía de una camiseta (por si os lo habíais perdido, la primera entrega trataba cómo sentimos desde aQ ento la inspiración).

Este post es algo más técnico y os quiero explicar todo el proceso, desde que tenemos el diseño hasta que lo serigrafiamos y pintamos en la camiseta, todo a mano. Tareita.

El primer paso es hacer convertir nuestros diseños en fotolitos para la serigrafía. Se trata de unos positivos que nos sirven para transferir nuestro dibujo a la pantalla de serigrafía mediante un proceso de insolación. Nosotros utilizamos papel vegetal (también se puede usar acetato) en el que dibujamos con tinta opaca (rotuladores indelebles o tinta china). Por cada color que queramos hacer con serigrafía tenderemos que utilizar un fotolito distinto.

fotolitos

Una vez que tenemos todos lo fotolitos preparados, tenemos que preparar las pantallas de serigrafía: por cada color de cada diseño, una pantalla. Esto requiere de más insfraestructura de la que habíamos previsto inicialmente, así que hasta terminemos de montar totalmente esa parte del taller (que no vemos el momento) hemos decidido alquilar puntualmente el espacio de Hola Por Qué, que además de dar unos cursos muy completitos y recomendables de serigrafía (con ellos aprendí) son muy majos.

Aquí toca emulsionar las pantallas con un producto fotosensible en un cuarto oscuro (con la ayuda de una raedera y muuuucha mano, es una de las fases más difíciles), secarlas, insolarlas el tiempo justo en una mesa de luz actínica y revelarlas con agua. Es emocionante, de verdad, ver cómo va apareciendo poco a poco el dibujo en la pantalla.

preparación pantallasinsolación de pantalla

 

 

 

 

 

 

 

 

Con todas las pantallas preparadas nos volvemos a nuestro taller, más contentos que unas castañuelas. Como veis cada en cada pantalla metemos dos diseños (por optimizar y esas cosas), así que lo primero  es sellar cuidadosamente con cinta adhesiva todo lo que no queremos utilizar, sin olvidarnos de los bordes de la pantalla.

sellado de pantalla

¡Empieza la juerga! O lo que es lo mismo, la serigrafía. Una vez que hemos colocado la pantalla en el pulpo (que así se llama el trasto que veis), con cuidadín para que todo cuadre muy bien, echamos un poco de tinta al agua en un lado de la pantalla y con la rasqueta, de una sola pasada, hacemos ziiiiiiiiiiiis, y llevamos la tinta hasta la otra punta. Ahora la pantalla está cargada. Aplicamos un poco de adhesivo eco a la tabla, ponemos una camiseta, bajamos la pantalla y con la rasqueta de nuevo, también de una sola pasada, hacemos zaaaaaaaaas, cubriendo el dibujo con la tinta. Levantamos… et voilà! El dibujo está en la camiseta (o en el papel, o en la madera…)

serigrafía manual

Generalmente en aQ ento serigrafiamos en uno o dos colores, y el resto lo pintamos a mano. Nos gusta hacerlo así. Aquí, por ejemplo, hemos serigrafiado en negro y después con pincel hemos añadido cuatro colores (rojo, topo, azul y gris).

pincelIMG_20160202_171057

 

 

 

 

 

 

 

Si quieres, puedes ver algún detalle más del proceso aquí y aquí. ¡Nos vemos en la siguiente entrega!

 

¡grabación del primer videoclip de Hexacorde!

taller-hexacordejpg  Foto: Novadomus Habitat

El sábado pasado estuvimos colaborando en la grabación del el primer videoclip de Hexacorde: espacio cedido por aQ ento, mecenazgo de los estudios de arquitectura  Novadomus Habitat y Klimark , equipo técnico de Dekenpro y unos 130 amigos ejerciendo de extras. Después conciertazo-jam  en las antiguas escuelas por parte de Hexacorde y los que se atrevieron. ¡Todo un lujo de fin de semana!

♥♥♥