Regalos éticos y estéticos

Como cada año desde hace uno, vengo aquí a recomendaros regalos para estas fechas (o para otras). Cada uno de los artículos que os presento está probado científicamente (o sea, por mí), y es que, puestos a regalar, ¿qué mejor que apoyar pequeños grandes proyectos, que producen de forma ética y estética? Hay muchos más, pero os pongo aquí los que por un motivo u otro he conocido o usado durante este año y que me han enamorado. Algunos repiten post (por algo será), y mantengo las recomendaciones sobre los que ya os he presentado en ediciones anteriores. Por supuesto, me permito la licencia de ponerme al final de la lista 😉 Vamos allá:

LIBROS PARA PEQUES

La lista es muy amplia, pero por no aturdir, este año me quedo con dos.

EL RATÓN Y LA MONTAÑA, de Editorial Milratones. Basado en un texto de Antonio Gramsci e ilustrado por Laia Domènech . Jesús Ortiz, editor de Milrazones/milratones, a quien conocí este año en Valladolid me dijo: pues siendo tú ingeniera de montes, este libro te va a encantar. Y es verdad, me ha enamorado. Todo: las ilustraciones, el texto, la historia, la carta en la que se inspira… Ya llevo cuatro regalados, y a los peques que lo han recibido (incluidos los míos) les ha encantado.

 

 

WONDER PONDER. Esta editorial y sus cajas libro de filosofía para peques me fascina. Al igual que una de las personas que está del proyecto, Raquel Martínez, una de las mayores expertas de álbum ilustrado del mundo mundial, y de quien he tenido el lujazo de recibir un par de clases magistrales. cada caja contiene varias fichas con una ilustración y un montón de preguntas. No hay respuestas, de eso se trata. Las que busquen los peques cuestionándose el porqué de las cosas. Muy útil para enseñantes y progenitores.

LIBROS PARA ADULTOS

EL CAMINO MÁS LARGO. Sin duda mi descubrimiento de este año, como ilustrador y como profesor (aún no he ido a verle cantar, que también) es Riki Blanco. Este libro es una Maravilla, así, con mayúsculas y subrayado (no puedo subrayar en el blog, pero como si lo estuviera). Más bien una maravilla detrás de otra, hasta el final. Talento, ingenio e inteligencia reconcentrada. Y el libro, una preciosidad de edición.

ROPA

LA CASITA DE WENDY. Ya lo recomendé el año pasado y repito. Todo está hecho con un gusto exquisito, con fabricación local en pequeños talleres y algodón bio o lana merino. Yo recomiendo (y regalo) mil veces sus jerséis. Lana 100%, de los que abrigan de verdad, no salen bolitas y además bonitos y cómodos. os recomiendo especialmente que visitéis su sección de CLASSICS(ese jersey lo tengo yo y no me lo quito). También tienen unos cursos muy prácticos. Yo recomiendo el de estampación manual, ilustración para estampados y creación de empresa de diseño.

PERFECT DAYS. También repite, y por los mismos motivos. Tallas únicas para todo tipo de cuerpos y sobre todo vestidos que van creciendo en la cintura en función de las necesidades y circunstancias. Desde embarazos (que ya no es mi caso) hasta mariscadas o cocidos completos (que a veces sí, sobre todo cuando voy a visitar a mi madre a Galicia).

 

HOLA PORQUÉ. Con ellos aprendí todo lo que sé de serigrafía, pero además este año me compré un vestido que tampoco me he quitado. Algodón bio y serigrafía manual.

COMPLEMENTOS

EL HADA LEANAN. Diseñan y ejecutan en cuero de forma artesanal y además son compañeros de comarca y nos dan apoyo a todos los artesanos de la zona. Todo lo que podáis imaginar en cuero, incluso encargos personalizados.

 

GUSTO PAL CUERPO

BY MUCHACHA. Un descubrimiento de hace unos días. Jabón natural forrado de lana merino con diseños que varían de uno a otro, hechos a mano.

MUNDO ANIMAL

BICHOH. Si tenéis perretes o gatetes os recomiendo los collares, coreas, arneses y bolsitas. Hechos en Galicia de forma artesanal, todos diferentes y de una calidad alucinante. Resistentes a mordisqueos y tirones de nuestro cachorro, no digo más.

CURSOS

Os recomiendo las siguientes escuelas si queréis adentraros en el mundo de la ilustración o editorial, ya sea de forma profesional o como hobby:

BILLAR DE LETRAS. Sus cursos de libro ilustrado (yo lo hice el año pasado), de novela gráfica y de escritura para ilustradores (estos dos los tengo en la lista) son de los más completo que he hecho nunca. Al grano y mil experiencias de otros tantos profesionales, que enriquecen y aportan un montón.

ESCUELA MÍNIMA. Ilustración digital, Photoshop (de cero a casi 100 en 8 clases), técnicas y máster class con popes de la ilustración. Muy recomendable también, tanto las clases de larga duración como las de un día.

ESCUELA MINÚSCULA. Cursos de ilustración para los que con una edad nos queremos reconvertir. Todo concentrado en dos semestres. Eso sí, trabajas de lo lindo, pero aprendes más.

 

ILUSTRACIÓN VARIADITA

Aquí podría meter mil recomendaciones, pero me quedo con tres (incluída yo), que no se me enfaden los que no están porque son muchos…

VIRETA. ilustración en láminas, bolsos, estuches, platos… todo lo que os podéis imaginar y más. Incluso muñequitos. Una maravilla de persona, de profe y de ilustradora.

DIEZ OVEJAS. Lo conocí este verano en Valladolid y me encanta su trabajo y su persona. Este año vende sus cosas en el Mazoka.

AQ ENTO. Esto es sólo por recordar, que si habéis llegado aquí será porque ya me conocíais… Pues también ilustración en superficies variaditas: camisetas favoritas para peques y no tan peques, láminas, bolsos, cojines, cuadritos en madera, murales…todo pintado o serigrafiado con estas manitas.

Espero que esto os haya servido. Para mí son proyectos que merecen mucho la pena, y apoyándolos contribuyes a que el mundo sea un poquito mejor.

¡Que paséis unos felices días!

 

Nuestra receta secreta de remolachas en conserva

Ayer sacamos todas las remolachas del huerto, así que toca domingo de conservas. Os dejo aquí nuestra receta secreta por si os queréis poner manos a la obra.

Lo primero que hay que saber es que es muy importante que para evitar que las remolachas “sangren” durante la cocción (y pierdan la mayoría de sus propiedades) no apuréis al cortar las hojas y que tampoco cortéis la raíz. Al lavarlas también hacedlo con cuidado para no dañar la piel, para evitar cualquier tipo de herida en su piel.  En la foto podéis ver cómo preparamos las nuestras.

Nosotros utilizamos una olla rápida, y las cocemos durante unos 20 minutos, con agua. No hace falta que el agua cubra completamente todas las remolachas (podéis dejar las de más arriba casi sin cubrir).Una vez finalizada la cocción hay que esperar a que se enfríen un poco, y después quitarles la piel con cuidado. Se trabaja mejor quitándosela con las manos cuando aún están templadas, ya que la piel sale casi sola.  A partir de aquí ya tenéis varias opciones: consumirlas tal cual en el momento con un poquito de aceite y vinagre, congelarlas, o hacerlas en encurtido, que es como las preparamos nosotros.

Éstos son los ingredientes para preparar nuestro “caldito secreto” para hacer el ENCURTIDO AGRIDULCE (nosotros hacemos mucha cantidad, pero si hacéis menos, sólo tenéis que mantener las proporciones):

  • 1L de vinagre de vino blanco o vinagre de sidra
  • 750 mL de agua
  • 300 g de azúcar moreno
  • 5 hojas de laurel
  • 1 cucharada de eneldo
  • 2 cucharadas de granos de pimienta (negra, verde, blanca y rosa)
  • 2 cucharadas de semillas de mostaza (TRUCO: si no encontráis, podéis sustituir por mostaza antigua, de la que tiene las semillas enteras)
  • 2 dientes de ajo enteros
  • sal marina gruesa

Hay que poner todos estos ingredientes en una olla (SIN las remolachas) y calentar la mezcla hasta que el caldo hierva un par de minutos. Mientras tanto, vamos cortando la remolacha en láminas medianas (unos 2-3mm de espesor) y llenando los frascos de cristal limpios hasta arriba con la remolacha. Una vez que el caldo haya hervido y cuando está bien caliente hay que ir echándolo en cada frasco hasta que cubra bien todo y cerrarlo inmediatamente, aprovechando el calor del líquido para que se haga vacío. Es importante que las tapas estén en buen estado, sin golpes ni picadas por dentro. Una vez que se enfríe hay que guardarlo en la nevera y en una semana ya está listo para tomar.

OJO: igual que os conté para la receta de mermelada de calabaza, es muy importante que si vais a hacer CONSERVAS (es decir, si vais a hacer bastante cantidad y no la vais a guardar en la nevera)  los frascos  estén esterilizados. El paso de la esterilización es fundamental: hay que hervir frascos y tapas, utilizar sólo tapas en buen estado, envasar con cubriendo la remolacha con el líquido aún hirviendo, cerrar los botes y hervir después, y por último apretar muy fuerte las tapas. Una vez que estén fríos (importante: fríos, fríos, que si están templados se os escapará todo el líquido), hay que poner todos los frascos boca abajo y dejarlos así un día. Cuando los volváis a poner boca arriba hay que escuchar atentamente que no se oye ninguna pérdida de aire y comprobar suavemente con la mano que la tapa está bien cerrada (que no es fácil abrirla). También sirve apretar la parte superior de la tapa: tiene que estar hundida (eso indica que el vacío está bien hecho). Si la parte superior de la tapa se puede apretar fácilmente con el dedo y se hunde y vuelve a subir, entonces ese frasco es para consumo inmediato, no se puede almacenar. En cualquier caso, siempre que veáis una conserva con la tapa abultada, hinchada, hay que tirarla a la basura, por precaución. En este sentido os recomiendo que sigáis las instrucciones que se recogen AQUÍ

Y aquí os cuento otro secreto como premio por seguirnos y por leer hasta el final: esta receta la podéis hacer también con otras verduras y os aseguro que vais a triunfar: pepinillos, zanahorias, pimientos…incluso tomatitos cherry o tomatitos verdes. En la foto podéis ver algunas de las cosas que hicimos el año pasado. Ya os iré contando también sus secretos… ¡Que aproveche!